APLAZAMIENTO DEL ALQUILER

REBUS SIC STANTIBUS («ESTANDO ASÍ LAS COSAS»). Este principio, heredado del derecho romano y desarrollado en España por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, permite no atender, o por lo menos modular, las obligaciones recogidas en un contrato cuando sobrevienen circunstancias excepcionales no previstas en el momento en que este se firmó y que desbaratan las previsiones contenidas en él.

Una herramienta que ahora puede ser esencial para las pymes y autónomos que han tenido que cerrar sus negocios por orden del Gobierno y que, pese a ello, se enfrentan al pago de gastos corrientes como el alquiler. Al menos hasta que sea posible la utilización del local para el fin para el que fue arrendado y que consta en el contrato.

Ahora bien, el inquilino que tenga intención de modificar o resolver el contrato de alquiler antes de presentar solicitud ante los tribunales es recomendable debe comunicarlo al arrendador trasladarle las circunstancias, para negociar con él una posible rebaja, moratoria o suspensión de la renta.