PLAZOS DE EXPEDICIÓN Y ENVÍO DE FACTURAS

La factura es el documento acreditativo de la prestación de un servicio o la entrega de bienes.

-Si el destinatario es un particular, la factura ha de emitirse y enviarse en el momento de realizar la operación.

-En caso de que el destinatario de la operación sea un profesional o empresario, la factura se ha de emitir y hacer llegar al cliente antes del día 16 del mes siguiente a aquel en que se ha realizado la operación.

Las facturas recapitulativas y rectificativas así como determinadas operaciones intracomunitarias tienen plazos específicos de expedición y envío.

-En el caso de facturas recapitulativas que agrupan diferentes operaciones de un solo cliente bajo una misma factura, el plazo de emisión y envío también está supeditado al tipo de cliente: particular o profesional o empresario:

*Si está destinada a empresarios o profesionales, la expedición y el envío han de realizarse antes del día 16 del mes siguiente a aquel en el que se hayan realizado las operaciones.

*Si el receptor es un particular, la factura se tiene que emitir y enviar el último día del mes natural en el que se hayan realizado las operaciones documentadas.

-En el supuesto de facturas rectificativas, su expedición ha de hacerse en el momento en que el emisor tenga conocimiento de las circunstancias que le obligan a emitir factura rectificativa, cuyo plazo de envío tiene que ser antes del día 16 del mes siguiente a aquel en que se haya expedido la factura.

En cualquier caso, el autónomo no podrá emitir una factura rectificativa si han transcurrido más de cuatro años desde que se efectuara la operación que ahora se querría rectificar.

-En caso de entregas intracomunitarias, la expedición y el envío de la factura tiene que hacerse antes del día 16 del mes siguiente a aquél en que se inicie la expedición o el transporte de los bienes con destino al cliente.

INCUMPLIMIENTOS DE LOS PLAZOS DE EXPEDICIÓN Y ENVÍO DE FACTURAS.

En caso de incumplimiento de los plazos, el obligado tributario estará cometiendo una infracción tributaria conforme al artículo 201 de la Ley General Tributaria.

-En el supuesto de que la factura se emita y envíe fuera de los plazos establecidos, la sanción consistirá en multa del 1% del importe del conjunto de las operaciones que han dado lugar a la infracción.

-Si el incumplimiento es debido a la falta de expedición de la factura, la multa se eleva al 2% del importe del conjunto de las operaciones sobre las que no se ha emitido factura o, en caso de que no se pueda determinar dicho importe, 300 euros por cada operación respecto de la que no se haya emitido la correspondiente factura.

-Y en caso de emitir una factura falsa, conlleva una multa del 75% del importe del conjunto de las operaciones que hayan dado lugar a la infracción.

PLAZOS PARA LA CONSERVACIÓN DE FACTURAS.

La Ley General Tributaria no solo marca unos plazos de expedición y envío de facturas sino que también obliga, mediante el artículo 29.2 de la ley, a la conservación de las facturas, documentos y justificantes, generalmente, durante cuatro años. Recordemos que estas facturas son indispensables para la deducción de gastos, algunos de los cuales se pueden justificar sin factura, con otro tipo de documento justificativo.

Dichos documentos, en formato papel o electrónico, se deben conservar de forma que garantice el acceso sin demora por parte de Hacienda al documento original, permitiendo la integridad de su contenido y legibilidad.

Aunque el plazo general de conservación de facturas es de cuatro años hay casos excepcionales en los que las facturas deben conservarse durante más tiempo. Por ejemplo, las facturas que documentan adquisiciones de bienes amortizables o mejoras en estos bienes o facturas de gastos que dan derecho a deducciones y bonificaciones.